Cuentologia I


Como no somos egoístas, acá hay una pequeña muestra de los muchos textos que forman parte de Cuentología I, incluyendo el prólogo del libro. ¡Disfruten!

—–

Prólogo

Son poco frecuentes (cada vez menos, diría) las ocasiones en que la lectura de un texto nuevo despierta en mi alma aquél sentimiento de aventurero, de navegante que atraviesa mares desconocidos, la incertidumbre del explorador que pone pie en un continente nunca antes visitado.

Esta antología, esta colección de islotes literarios, es una tierra vasta y fértil que no había visitado jamás, en la que descubrí, leyendo, riquezas enormes; cada texto que la compone me dejó sentir, una vez más, el viejo y amado placer de leer.

Hay entre los cuentos algunos que considero literariamente superiores a muchos de los que he leído y que salieron de la pluma de autores de esos a los que la gente les dice “famosos”. Hay otros que me conmovieron y me robaron una que otra lágrima. Sé también que hay alguno que hubiese querido escribir yo, y no habría podido.

Llama la atención la forma maravillosa en que los textos, siendo diversos en historias y contenido, tienen dos hilos conductores y enlazadores que son quizás los únicos esenciales en la literatura: el amor (en sus variadas formas) como tema, y la necesidad de expresar ese sentimiento, como motor y fuerza impulsora. Amor y necesidad de expresarlo: eso es, precisamente, el Arte.

No te confundas, lector, al ver que los autores son alumnos de segundo año, porque eso es mentira: personas que escriben con esta calidad y con este sentimiento no son chicos, sino grandes; no son vasijas vacías que hay que llenar, sino arroyos caudalosos que buscan un río donde desembocar; no son alumnos, sino talentosos escritores. Son, en definitiva, artistas.

Espero que al saborear estos textos sientas un placer secreto y maravilloso; ese mismo calorcito en el alma que sentí yo.

Pablo A. Urquiza

———-

La Niña Que Quería Ser Feliz

Leandro Villarreal*

Había una niña que vivía en un pueblito con su familia pero la gente del pueblo no quería tener contacto, con ellos, porque el papá había estado preso. La niña sufría tanto por no poder hacer las mismas cosas que los demás niños del lugar, siempre la cargaban, la hacían de lado a ella y a toda su familia, ella ansiaba poder ir un domingo a misa jugar en la plaza, compartir todas esas cosas, su mamá le decía que todo iba a cambiar y iban a poder ser felices como siempre lo habían soñado que todo era cuestión de tiempo, pero a ella le parecía que nunca iba a llegar ese día.

Pero un día sin esperarlo y sin pensar su mamá la mando al pueblo, y de repente se acercaron unos niños y ella se quedo mirándolos y le empezaron a conversar y ella no lo podía creer y en su cara se rió con una sonrisa inmensa que se le ilumino la cara, en ese momento pensó tantas cosas. Lo que le había dicho su mama podría hacerse realidad, así fue pasando el tiempo y todo fue cambiando para mejor, así fueron integrando a la niña y a su familia, a participar de todas las cosas que hacían en el pueblo, como ir a misa, juegos en las plazas, y también le consiguieron un trabajo para su papá que no lo tenia, y así su sueño de ser una niña feliz se hizo realidad.

————-

La Pieza Ausente

Celeste Castañeda*

Comencé a coleccionar rompecabezas desde que tenía 15 años, yo era un apasionado de ellos, aunque a muchas personas no les guste, porque hay que tener mucha paciencia.

Una noche después de enterarme de la muerte de el director de el museo, creí que el detective me iba a llamar a declarar, y fue así, el se presento y el detective le pidió ayuda para resolver el caso de la muerte de Facundo Schavelson. El no se negó, al otro día se encontraron en el lugar donde ocurrió el asesinato, el museo, el director del museo esa noche estaba observando el rompecabezas de la ciudad que armo con tanto trabajo, cuando lo sorprendió el asesino. Antes de morir, Facundo arrancó una pieza del rompecabezas.

Los detectives creyeron que la pieza que había arrancado era una pista clave y los podía ayudar a resolver el caso.

Mirando la pieza que representaba la biblioteca, y cansados de buscar y buscar y no encontrar nada, se detuvieron un momento y uno de ellos suspiró profundo. Contento, el otro sonrió y le explicó a el otro que la pieza arrancada no era la clave, si no que la clave era el espacio vacío en el rompecabezas, el detective lo observo bien y se dio cuenta que en el espacio vacío se formaba la metra M, a el detective se le vino rápido el nombre de el enemigo de Facundo, Mendoza, claro el era su enemigo hace años y lo odiaba por ser el director del museo más importante.

Rápidamente fue arrestado, y en la prisión se dedicaba a hacer cada mes una pieza de rompecabezas, lo hacia con madera y cartones, y me lo enviaba para que yo pueda armar su próximo rompecabezas, que se llamaría, “El asesinato”.

———-

Edher Del Bosque

Ana Cocceta*

Edher del bosque era lo que su nombre decía: Un hombre que vivía solo en medio del bosque. Mas que un hombre era como una leyenda para la gente de Meriyondes. Era algo así como el zorro.

Aunque nunca en su vida vio pasar a nadie cerca de su cabaña, un día Edher se encontró con que una joven de vestido elegante estaba llorando desconsoladamente en medio de la maleza. Él la consoló y le ofreció quedarse en su casa. La chica, llamada Evangelina, se lo agradeció y le dijo que cuanto más lejos esté de Meriyondes, sería mejor; nunca le dijo por qué lloraba.

Esa misma noche, Athreium (un enorme ogro con los modales de un príncipe) llegó con un rinoceronte a cuestas; la cena. Evangelina no probó bocado, ni esa noche, ni la siguiente, ni la siguiente.

Una noche, Edher fue a la alcoba de Evangelina para ver si estaba bien, ya que se comportaba de un modo muy raro. Golpeó la puerta, pero Evangelina no respondía, así que decidió pasar. La encontró parada en el marco del gran ventanal, balanceándose suavemente.

Edher se le acercó para impedir el suicidio; ella giró su cara para mirarlo. Sus facciones perfectas se acomodaron en un gesto de preocupación. Edher se perdió en sus profundos ojos grises, y de repente ella desapareció, y su melena rubia llegó a ser un punto dorado que se movía a la velocidad de la luz en el bosque.

No se supo más de Evangelina.

————

Esta vez sí que se debían enfrentar con una bestia horrenda y feroz. Alguien o algo temido por su crueldad; alguien terrible. Alguien enorme y horrible como un monstruo, o alguien pequeño y fatal como un escorpión, o escurridizo y repugnante como un murciélago. Eran muchas las voces que hablaban, pero no todas decían la verdad.

La cuestión es que había una bestia suelta en Meriyondes, y Edher con su ayudante Athreium debían acabar con ella.

Una noche, ambos se dirigieron, armados hasta el cuello, hacia Meriyondes.

Caminaron sin rumbo, hasta que sintieron un grito en una casa cercana. Entraron en la casa, sin saber bien qué hacer. Vieron a una anciana tirada en el piso. Miraron hacia atrás, y allí vieron a la bestia. No era ni enorme, ni pequeña, ni horrenda, ni espantosa, ni repugnante, ni parecía un monstruo asesino. Es más, para Edher era hermosa. Era imposible que algo tan bello, tan frágil, tan delicado como un pétalo de rosa fuera asesino. Edher enseguida distinguió los ojos grises e inocentes, y el cabello dorado, todo ondulado.

Evangelina era una mujer vampiro, que decidió alejarse del pueblo para no cometer más tragedias. Estaba a punto de asesinar a la bruja que la hechizó. Pero Edher le dijo que por favor no lo haga, y cómo negarse a esos ojos claros, y a esa mirada tan resuelta.

Desde entonces, Evangelina es la novia de Edher, y prometen casarse. Los tres siguen cumpliendo misiones, y matando monstruos, pero todo es más fácil con Evangelina.

————– —————

*: A la fecha de edición de Cuentología I (2009), Leandro, Celeste y Ana cursaban el segundo año de la Secundaria Básica.


Licencia Creative Commons
Cuentologia por Alejandra Comini se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Copyright (C) 2010 -
Si compartís material de este sitio... ¡Citá la fuente! :)

Mandanos un mail!

todotitulo@gmail.com

Pasen y lean!

Esta página esta pensada como un complemento a las clases de Lengua y Literatura, y como un lugar donde acceder a materiales e información útil. También es un espacio para compartir lo que nos pasa dentro y fuera del aula. Entre todos vamos a hacer crecer este rinconcito. ¡Sumate!

Ahora seguinos en tu telefono

Bajate la aplicación para tu teléfono Android y conectate siempre a este mundo de letras!